Snippet
Bienvenidos a España, un país presidido por la corrupción, el clasismo y, sobre todo, por la inquietud. Un país en el que la incertidumbre política se presenta como un llamamiento que exige la construcción de un sistema de enseñanza práctico, justo y sólido que ponga fin a la sentina intelectual, económica y profesional que nos fustiga. Y, sin embargo, José Ignacio Wert, exministro de Educación, Cultura y Deporte y todo su partido han impulsado la séptima ley educativa que ha entrado en vigor en los 37 años de vida de la democracia española, abogando así por la creación de un ejército de avaros, conservadores, conformistas, corruptos y extremistas.


Aunque los que se muestran a favor de esta nueva ley, conocida como LOMCE, defienden que las evaluaciones externas o reválidas propiciarán un mayor esfuerzo por el aprendizaje y que el establecimiento de varias vías de estudio diferentes a partir de los 15 años disminuirá el fracaso escolar; la realidad es que esto producirá exactamente el efecto contrario, pues nos enfrentamos a una ley que centra sus intereses en mejorar su posición frente a la OCDE (que atribuye 44 puntos sobre una media de 100 al índice de calidad del sistema español) en lugar de formar personas autónomas que posean conocimientos y capacidad de reflexión. Y es que la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa es una ley partidista que incluye únicamente las ideologías del PP, una ley capitalista que reorienta los objetivos de la educación al mercado económico y a la alienación de la clase obrera, una ley clasista que pretende expulsar del sistema educativo al alumnado de los grupos sociales más desfavorecidos, y una ley conservadora que impide cursar una educación reflexiva y crítica eliminando la filosofía, la ciudadanía y la ética. Ahora, cuando más falta hace alzar la voz y el puño.
Los conocimientos que se requieren para educar una población democrática y justa residen en la docencia de la filosofía y sus diferentes ramas y, no obstante, son devaluadas por la reforma educativa. Estas asignaturas son necesarias para desarrollar el pensamiento crítico y la capacidad argumentativa que debe manifestar una sociedad moral, una sociedad capaz de plantarle cara a cualquier tipo de barbarie que se presente en el día a día, ya sea a nivel mundial, como los atentados terroristas, o a nivel personal, desde el bullying hasta el civismo. Citando las palabras de José Sánchez Tortosa, en su artículo “Filosofía contra la barbarie” publicado en El Mundo: “cursar cuatro horas a la semana de esa asignatura no garantiza ningún éxito. Carecer de ella como base y posibilidad del pensar civilizado garantiza el fracaso.” En el Caso Nóos, Soria y Bárcenas, el Partido Popular nos demuestra que la ética ha muerto. Y lo más irónico de todo es que a nadie le importa. Ahora a los estudiantes ya no se les prepara para la vida, sino para el lugar que les corresponde como una pieza más de una sociedad nihilista y cansada, donde todos acatan y callan.  


Lo que acontece en la política y en la sociedad actual con respecto a la educación, debe servir de lección a la hora de crear una nueva ley general educativa libre de partidismos ideológicos y de injusticias y limitaciones para con el alumnado.
Señores políticos, no solo están jugando con la educación de un país, sino con el futuro de miles de españoles que cada vez tienen más puertas cerradas y que utilizan como llave un avión hacia el extranjero.
Bienvenidos a España, donde la gama cromática importa más que en el juego del uno; donde fingimos indignarnos frente a las injusticias sociales y políticas, pero aplaudimos con orgullo al futbolista que nos roba y aceptamos sin cuestionar que la televisión puede ser un medio para denigrar y sexualizar a la mujer.  “Panem et circenses”, decían en Roma. Ahora es poco el pan y pésimo el circo.



Laura Afonso y Ricardo Marrero.

Resultado de imagen de escritura
BASES
1.- Podrán participar todos los alumnos de nuestro centro a excepción de los miembros del equipo de redacción del periódico Vita Nostra.
2.-  Los relatos deberán ser inéditos y no podrán haber sido premiados en ningún otro concurso.
3.- El tema de los relatos será libre.
4.- La extensión de los relatos no podrá exceder de un folio DIN A-4, escrito por una sola cara, a un espacio y medio, con un tipo de letra Arial (12) o equivalente.
5.- El nombre del autor y el curso al que pertenece deben aparecer al final del relato.
6.- Los relatos se presentarán exclusivamente en formato digital (Word o PDF) y podrán enviarse a la dirección de correo electrónico periodicovnp@gmail.com hasta el lunes 12 de diciembre de 2016. Los textos se publicarán en el periódico digital Vita Nostra y el alumnado del centro podrá votar por su relato favorito entre las 8:00 h. del martes 13 de diciembre y las 19:00 h del jueves 15 de diciembre de 2016. Cada alumno sólo podrá emitir un voto.
7.- El jurado estará conformado por tres miembros del equipo de redacción del periódico Vita Nostra y dos profesores del Departamento de Lengua Castellana y Literatura, de los cuales uno de ellos actuará de secretario y tendrá voz pero no voto. El quinto voto será el emitido por el alumnado del centro, el cual será cuantificado a través de la página web del periódico Vita Nostra.
8.- El jurado se reserva el derecho de interpretar cualquier caso no previsto en estas bases, siempre en beneficio del certamen, y su fallo será inapelable.
9.- Se establecen dos premios: un primer premio de 40 euros y un segundo premio de 20 euros en cheques regalos de la Librería Centro de Candelaria.
10.- A estimación del jurado, cualquiera de los premios podría quedar desierto o ser dividido entre más de un ganador.
11.- El fallo del jurado se dará a conocer en un acto específico durante el recreo del miércoles 21 de diciembre de 2016. Tras la lectura del acta del jurado, los autores premiados leerán sus textos. Los relatos ganadores, el relato que haya obtenido mayor número de votos en la web del periódico, así como una selección de las obras presentadas al concurso realizada por el jurado del certamen, se leerán a todos los cursos de la ESO dentro de las jornadas del Plan Lector del centro.
12.- La participación en este concurso supone la plena aceptación de sus bases.
Resultado de imagen de escritura


Si tienen alguna pregunta, no duden en consultarnos al correo: periodicovnp@gmail.com (el mismo al que podrán enviar los relatos) y por las redes sociales Facebook Vita Nostra - Twitter Vita Nostra.


Vivimos pensando en el mañana, impacientes por que llegue el fin de semana o esa noche tan especial, cumplir los 18, formar una familia e incluso, alcanzar la edad de jubilación para librarnos de ese odioso trabajo y comenzar a quejarnos por las dolencias de la vejez.

Criticamos a aquellos que tienen la osadía de renunciar a esta vida esperando a que se materialice la promesa de una grata eternidad, pero no nos damos cuenta de que nosotros también malgastamos la nuestra bajo el consuelo de que pronto llegarán tiempos mejores. Y mientras, en nuestra búsqueda por alcanzar esa felicidad eterna en vida, arrasamos con todo.

Hoy en día, uno de los requisitos indispensables que precisa un buen ciudadano es estar dotado de una adecuada capacidad crítica que le permita discernir las injusticias que acontecen. Sin embargo, es esa habilidad crítica la que me permite reconocer que el mundo está patas arriba, completamente del revés. Me estoy empezando a cansar de tanta indignación. Se podrían usar las mismas coletillas para cada tema de debate: “nuestra actitud negligente”, “nuestra intencionada indiferencia”, “barbarie por doquier”, “contradicciones sociales”. Somos tan redundantes que me resulta absurdo reiterarme en mis comentarios cuando podrían resumirse, fácilmente, en uno solo. Un gran compendio de nuestra deleznable existencia.

Pero esta vez sin conclusión, sin propuestas de mejora ni alternativas esperanzadoras. No quiero tranquilizar al mundo para que continúe dulcemente dormido. Debe despertar, aunque sea de espanto. Ha llegado el momento de arriesgarse a despertar al sonámbulo.

Es evidente que nuestro paso por el mundo nunca estará a la altura de nuestras expectativas, siempre querremos más sin importar las consecuencias. Esas secuelas de las que todo el mundo habla, las que tanto nos inquietan a pesar de ser nosotros los principales causantes. Sí, me refiero a las guerras, enfermedades, crisis y demás preocupaciones existenciales que nos atañen.

No obstante, siempre olvidamos algo. Un asunto que, prolongado en el tiempo y llevado a extremos inimaginables, se ha convertido en uno de los principales problemas ocultos de la humanidad, cuyo punto de inflexión se encuentra alarmantemente lejos de suceder. Hablemos de especismo.

El especismo  es un tipo de discriminación moral, como el racismo (discriminación basada en la raza) o el sexismo (discriminación basada en el sexo). En concreto, el especismo se ensaña con aquellos que no son miembros de una determinada especie. Es decir, se basa en el favorecimiento injustificado de una especie sobre las demás.

Ahora bien, ¿cuál es el alcance real de todo este asunto? ¿Hasta qué punto retorcemos este concepto?

El especismo hace acto de presencia en, prácticamente, cada acción humana y por si eso fuera poco, sus consecuencias son catastróficas, tanto para sus víctimas directas como para toda la humanidad. Antes de criticar esta concepción como pesimista existencial permítame decirle que es muy fácil reducir la magnitud del problema cuando este no le afecta directamente. Pruebe a desarrollar su empatía y arriésguese a ampliar su campo de visión, o inténtelo al menos, porque abarcar a las más de 20.000 millones de vidas que se cobra la agroindustria animal anualmente, solo en Estados Unidos, es cuanto menos complicado (19.011 animales terrestres y marinos por minuto). Para que pueda hacerse una idea, la población de 10.000 millones de animales de cría en este mismo país prácticamente duplica a la población humana mundial.

Existen cuatro ámbitos principales en los que se desarrolla el especismo: alimentación, experimentación, entretenimiento y vestimenta. Nos comemos, torturamos, utilizamos y nos vestimos con animales no humanos. Consumimos seres sintientes. Así de simple.

En realidad esto no es del todo cierto. Sería más preciso afirmar que consumimos seres sintientes en función de diversos aspectos (culturales, geográficos, religiosos, etc.). ¿O es que acaso usted se comerías a su perro? Por supuesto que no, resulta impensable para un occidental la idea de comerse a un perro. Las mascotas tienen nombres, son simpáticas y divertidas, cuidas de ellas e incluso, las aceptas como un miembro más de la familia. Nadie se comería a Toby, a Rocky o a Lucy, no hay motivos para ello  y solo pensarlo resulta asqueroso.

El hecho de aceptar la convivencia con otras especies demuestra el alto nivel de tolerancia y adaptación del ser humano, pues la realidad es que, en mayor o menor medida, nos preocupan los animales y no queremos que sufran. Teniendo esto en cuenta, ¿cómo se las arregla este sistema para que corrompamos estos valores sin siquiera inmutarnos? La respuesta es muy sencilla, solo hay que clasificar a los animales en distintas categorías: presas, depredadores, plagas, mascotas o comida, e inmediatamente nuestro trato hacia ellos se verá condicionado según esta distribución. Para ello, también es necesario crear estereotipos para cada animal, esto es, un perro es fiel, servicial, amigable, divertido, cariñoso y juguetón, mientras que por el contrario, un cerdo es sucio, holgazán, ruidoso, ridículo, feo y asqueroso. Pregúntale a un niño con cuál de estos animales prefiere jugar… et voilà! Resultado conseguido: uno sobre tu regazo y otro sobre tu plato. Es curioso cómo infectamos a los animales con nuestros propios prejuicios.

Es así como el sistema bloquea nuestra empatía y modifica la percepción de nuestra conducta para que parezca que coincide con nuestros valores. Todo un maquiavélico plan urdido con el único objetivo de beneficiar los intereses económicos de grandes industrias que se lucran a costa de falacias como “Necesitamos SUS proteínas” o “Somos omnívoros por naturaleza, no podemos elegir” o “Sin leche no hay calcio” o “Las ordeñamos por su bien” o “Ponen sus huevos para que nosotros los tomemos”. Esas mentiras que con gusto nos tragamos son los pilares fundamentales que sustentan nuestra querida industria cárnica y la ganadería a nivel mundial.

Me enfoco principalmente en el especismo en el ámbito de la alimentación, ya que es el que más controversia suscita. Por lo general, el maltrato animal en espectáculos, experimentación, e incluso en vestimenta ha adquirido un mayor rechazo con el paso de los años. En cambio, asesinar a miles de millones de animales para nuestra alimentación suele estar más aceptado. Dado que comer es una necesidad fisiológica, la industria cárnica y la ovoláctica han encontrado menos inconvenientes a la hora de justificar la crianza, el hacinamiento, la explotación y la matanza de seres sintientes a escala masiva. En realidad, este proceso no tiene que ser cruel, los procedimientos operativos estándar no están diseñados para ser violentos. No es su objetivo ni su intención. Simplemente, están diseñados para ser rentables y si lo más asequible es masificar y hacinar a los animales en condiciones lamentables, eso es lo que sucederá. Y eso es lo que sucede. Es así como cosificamos al colectivo animal, despojándolo de su individualidad y convirtiendo su bienestar en un obstáculo para el desarrollo económico de las empresas.  Pero lo cierto es que no podemos justificar el dolor que causamos con el placer que recibimos a cambio. Y sí, utilizó el término “placer”, porque comer animales no es una necesidad, sino una elección. Cuando se trata de alimentos de origen animal, lo más probable es que todas las preferencias sean adquiridas. Se trata de una correlación, de igual modo que nuestras creencias determinan nuestra conducta, nuestra conducta refuerza nuestras creencias.

Ahora bien, si le da igual ser un títere del sistema y no quiere renunciar a su carne, aún a costa de su moralidad, permítame abordar el tema desde un modo más objetivo y centrarme en un aspecto que nos concierne a todos de igual modo, ¿qué me dice si le digo que por mucho que utilice el transporte público para maximizar el ahorro, cierre el grifo mientras lava sus dientes o separe sus residuos de forma eficiente y constante cual ciudadano ejemplar, no estará haciendo ni una cuarta parte de lo que haría reduciendo o erradicando su consumo de alimentos de origen animal? Cuando se trata de cambio climático, la ganadería es la principal responsable.

Así pues, hay una sola industria destruyendo el planeta más que cualquier otra. Es la principal causante del calentamiento global, extinción de especies, destrucción del Amazonas, contaminación del agua y de las “zonas muertas” de los océanos. Aún así, este desastre ecológico es ignorado por las instituciones que más deberían preocuparse. Mientras la población mundial siga sustentando la ganadería y la agricultura animal la sustentabilidad (equilibrio entre el medio ambiente y el uso de los recursos naturales) seguirá siendo una realidad inalcanzable. Quizás, en unos años, los únicos paisajes naturales que podamos observar sean los fondos predeterminados de la pantalla de un ordenador.


El especismo es una problemática incuestionable en la sociedad actual que solo puede ser combatida desde su contrario: el veganismo. Pero no estoy hablando de un cambio dietético exclusivamente, sino de un veganismo ético que además de rechazar el consumo de todo producto de origen animal, también extienda dicha filosofía a todos los ámbitos de la vida. No solo por las víctimas, sino por nuestra salud y por una mejor estancia en el planeta.

Si no he querido nombrar este término con anterioridad se debe exclusivamente al cambio de mentalidad que se produce en el receptor en cuanto escucha la palabra “veganismo”. Suele ser asociado con una corriente extremista de hippies trastornados que no tiene fundamento ni viabilidad. Pero ese pensamiento dista mucho de ser cierto y el único modo de abandonar este estereotipo es la búsqueda de información. Los datos están ahí, solo hay que documentarse, tener el valor de cuestionar nuestras más arraigadas creencias y aceptar la posibilidad de haber estado equivocados toda una vida. Ha llegado el momento de pasar a la acción, porque la ignorancia no es una opción válida y la neutralidad favorece siempre al opresor.



 Johanna Suárez



¿QUIÉN SE ACUERDA DE ELLOS?

El acoso escolar no es más que una enorme piscina que espera ansiosa a que otro niño salte de cabeza desde el trampolín más alto. El problema no es la altura, sino que la piscina está vacía. Está vacía y aun así, nos salpica a todos.

Resultado de imagen de acoso escolar mafaldaEn enero de 2016, Diego, un niño madrileño de 11 años, se arroja por la ventana de su casa. Todo apunta a que ha sufrido acoso escolar durante los últimos años. Sus padres, que parecen estar incluso más muertos que el propio niño, consiguen abrir una investigación contra el centro en el que estudiaba su hijo, para inculpar tanto a profesores como a alumnos, para hacer justicia. Otros padres, aprovechando el revuelo mediático, se suman a la causa y hacen público el caso de María, una niña que se había tragado más de una docena de pastillas para escapar del mismo suplicio que sufría Diego. “En ese colegio están pasando cosas raras”, declara el padre de Diego. La investigación se cierra. Los claros indicios presentes en la carta de despedida del niño, la repercusión mediática  y el apoyo recibido desde todo el territorio nacional empujan a que se reabra el caso. Pero claro está, nada es suficiente.

Al caso de Diego y al de María se suman otros tantos. Asad, Arancha, Carla, Jokin, Rocío… todos víctimas del acoso en la escuela y además, víctimas del olvido. Sin embargo, ellos no son los únicos. Según un artículo de El País, 1 de cada 10 alumnos en España asegura que ha sufrido bullying, mientras que 1 de cada 3 admite que ha agredido físicamente a un compañero.

Tras una investigación desarrollada por Save the Children, las víctimas son, nada más y nada menos, que 193.000 sólo en España. De acuerdo con este mismo balance, se estima que son unos 103.000 los niños de entre 12 a 16 años que marginan, agreden, golpean o insultan a otros alumnos, convirtiéndose en verdaderos acosadores o ciberacosadores. Estos contundentes y vergonzosos datos no deberían sorprender a nadie, pues son una realidad en todas y cada una de las comunidades autónomas del país (Canarias es, por cierto, la séptima comunidad con más acoso escolar).

Cierto es que cada vez que una de estas víctimas decide acabar con su infelicidad, saltan las alarmas en el Gobierno, desde donde se le pasa “la patata caliente” a los profesores y a los centros. No obstante, cuando vuelve a morirse el recuerdo del niño suicida, todo regresa a la normalidad. ¿Por qué no ha de ser así? El Código Penal vigente en España no recoge ninguna ley que refiera el protocolo de actuación que hay que cumplir ante un caso de acoso entre menores y tampoco castiga a los culpables. En realidad, ni siquiera existe algo que se le parezca al antibullying.

Resultado de imagen de acoso escolarCasualmente unos días después de la muerte de Diego, el Ministerio de Educación prometió elaborar un seguimiento que ayudará a controlar y a frenar este tipo de abuso. Sin embargo, la política tiene una concepción cuanto menos curiosa del sentido de la prioridad, ya que este supuesto proyecto no cuenta aún con un presupuesto cerrado o con un plazo de elaboración. En su lugar, señalan a los colegios e institutos como la institución desde la que se debe tratar y erradicar el acoso y proponen manuales sobre el tema, que serán “ideales” para los profesores y los padres. ¿Cómo lograr semejante desafío si centros como el de Arancha (la joven que se suicidó en Madrid unos meses antes que Diego),  cuenta con tan sólo un orientador para más de un millar de alumnos? El seguimiento que Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, propone, no solucionará nada, pues la sociedad ya ha demostrado una y otra vez que los números son fáciles de olvidar.

La pregunta que plantea el señor Méndez de Vigo es la errónea: no debemos cuestionarnos “cuántos” sino “por qué”. ¿Por qué un niño encuentra los motivos que lo inducen al suicidio? ¿Por qué el dolor y la soledad que carga sobre su espalda le obligan a renunciar a toda la vida que tiene por delante?¿Por qué el temor que deben sentir justo antes de saltar se convierte en una nimiedad en comparación al miedo a ir a clase? ¿Por qué se pierde la inocencia de los niños cuando más de 103.000 se convierten en delincuentes?

“Hoy es mi hijo, mañana podría ser el tuyo”, fueron las escalofriantes palabras de la madre de Asad Khan, el niño inglés que se ahorcó en su habitación el pasado mes de septiembre, poco después de confesarle a sus padres que sufría acoso por parte de sus nuevos compañeros. Debemos acabar con la pasividad y exterminar la indiferencia. Necesitamos un plan legal que pueda respaldar todos y cada uno de los casos de acoso, un compromiso social y moral en el que intervengan no sólo las familias, sino también los centros, el profesorado, los niños y los políticos. Este conflicto debe trascender a un ámbito más general que la ley, debe llegar a todos los sectores de la sociedad y será desde ahí donde podamos empezar a trabajar para erradicarlo. No es suficiente el miedo o la pena fugaz ante este terrible fenómeno, sino una concienciación mayor que nos recuerde día tras día que aunque las víctimas sean pequeñas, no son pequeñas víctimas.

En octubre de 2016, una niña mallorquina de tan sólo 8 años recibe una brutal paliza en el recreo a manos de una docena de jóvenes de entre 12 y 14 años. El diagnóstico médico es claro: “hematomas graves por todo el cuerpo, desprendimiento de riñón, sangre en la orina y fisura de costilla”. Su hermana mayor y su madre acuden al centro público donde estudiaba la agredida en busca de una explicación, pero sólo hallan una puerta cerrada. Mientras los docentes y el equipo directivo señalan que “la paliza no fue para tanto” y acusan a los familiares de haber llamado a la prensa, la hermana de la víctima asegura que “la habían insultado y llamado gorda en otras ocasiones”. Los padres se niegan a llevar a sus hijos al mismo colegio al que van los agresores, pero no hay nada que se los impida, pues, dada su condición de menores, no se puede tomar represalias legales contra ellos. Los medios y las redes sociales se vuelcan de lleno en este caso, hasta que, pasadas unas semanas, las luces se apagan y la víctima vuelva a quedarse sola en el frío rincón de nuestras memorias donde aguardan impacientes, polvorientas y taciturnas todas las injusticias.



RMG
Candelaria, 26 de junio de 2016

Carta a los fachas:

Hoy es un día de luto. No ese luto religioso y cobarde, sino un luto abrupto, punzante y visceral. Si hay alguien que aún tiene el valor de alegrarse o festejar, celebra a costa, no de una muerte, sino de un suicidio: el de todos nosotros. España se ha lanzado en un camino ya irrevocable, se sube a un tren sin destino y se despide de cualquier forma posible de evolución. A quien decimos adiós no es al cambio político, sino al futuro.

Sí, quizás esta carta sí esté dirigida a los fachas, pero por supuesto también a todo aquel que ha hipotecado los próximos años a costa del resto de mi vida. La escribo porque ya es la hora de ser conscientes, porque ha sonado varias veces la alarma y aquí no se despierta nadie. ¿Y sabe usted, señor votante, cuál es el problema? Que no se trata de un despertador cualquiera, sino la alarma de una bomba que llevamos todos los ciudadanos que se avergüenzan de ser españoles. Así que sí, puede que esta carta también esté dirigida a todos aquellos que siguen creyendo en las fronteras, que profesan el etnocentrismo sin darse cuenta siquiera, a los que piensan que su tierra y su familia son lo mejor. A todos ellos: les advierto desde ya que se equivocan.

Es triste pensar que el miedo nos obliga a hacer estas cosas. Nos refugiamos en la mierda por temor a que fuera de nuestra zona de (in)confort huela a pedo. A los conformistas, conservadores y corruptos, para ustedes también van mis palabras. Durante estas elecciones nos jugábamos algo mucho más valioso que un cambio cromático, nos jugábamos el derecho a luchar. Habían dos opciones: romper con las reglas, arriesgarlo todo y salir a batirnos en una guerra sin armas o volver contra nosotros nuestra herramienta más útil. El mundo se cae a pedazos y necesitamos que una voz se alce para que sea por fin escuchada, pero acabamos de perder esa oportunidad.

Asimismo, hay cabida en esta carta para los que temen por que España se vuelva Venezuela y ni se apiadan de esta última: también es suya la culpa. Así que sí, puede que escriba también para los avaros y extremistas, aunque prefieran vender, multar, cuestionar, negar o insultar estas palabras antes de incluso leerlas.

No va este mensaje, por supuesto, para aquellas madres que han salido hoy de sus casas para sacar sus garras y defender a su familia. Lo siento muchísimo por ustedes, pero es evidente que si no pone offshore por algún lado, en España el papel sirve de poco. Mis más sinceras disculpas a la cultura, al arte y la ciencia, porque les hemos vuelto a fallar y ya van unas cuantas derrotas seguidas. De cualquier modo, ya ha quedado bastante claro durante el último lustro que en este país a la erudición se la premia con castigo, exclusión y rechazo. ¿Qué esperar de un país que invierte más dinero en deporte que en sanidad o educación? Así que sí, les dedico este párrafo a los que creen que el fútbol es el deporte rey; bueno, y a los que creen en el rey.

Hoy es un día en el que “España” ha de escribirse en minúsculas y pronunciarse en voz baja.

Hoy es un día en el que, a pesar de todo, debo aunar mis ánimos para poder decir una vez más que no, que no es justo y que no lo permitiré. A los machistas y a los hembristas, a los ladrones que los medios siguen llamando políticos, a los creyentes y petulantes, a los que confían en la democracia y piensan que todo va bien, a los que temen el progreso, a los que no creen todavía en la república, a los que confían en el capitalismo, a los que están orgullosos de cualquier partido u organización política, a los que creen en la superioridad de una raza, especie o creencia, a los xenófobos, homófobos y racistas, a los que maltratan a los animales, a los que dicen ser de izquierdas y luego son unos retrógrados, a los ricos que han comprado nuestro país a base de mentiras, a los europeístas, a los euroescépticos, a los sexistas, a los españoles que se creen que su pueblo ha de ser escrito en mayúsculas, a los que creen en el ejército o en cualquier otra fuerza militar y, por último, al señor Mariano: NO.

Usted vote de nuevo por el partido de la corrupción, por el señor con la colección de mentiras más amplia, por el color que más le agrade. Repita su voto y déjenos al resto sin libertad, amordace a la prensa, póngale esposas a la justicia, reduzca las pensiones, quéjese desde el sofá de su casa, extenúe a los maestros, búrlese de las mujeres y crea que puede gobernar sobre su útero, esclavice a los médicos, aumente el paro y los contratos basura, obligue a los amos de casa a ajustarse el cinturón sólo para que los jóvenes de su familia puedan abrochárselo  en un avión con destino a algún lugar con trabajo. Al final quizás hasta tenga razón: ¿a quién voy a votar si aquí se debe hacer por descarte? Haga lo que usted quiera, pero desde luego, no cuente conmigo.

En 2011, cuando aún no sabía lo que era la política y me enteré de que Rajoy había ganado las elecciones, sentí una sensación extraña. Hoy me doy cuenta de que aquello era la sensación de perder las riendas de mi vida y sumirme en un gobierno inestable en el que yo, primero como joven y luego como periodista (en algún futuro no tan lejano) sería ultrajado, humillado, engañado y rechazado. Y así ha sido. Durante mi corta existencia he visto cómo mi palabra no ha sido escuchada o tomado en serio sólo por ser menor, cómo los de mi alrededor han sido despedidos de su trabajo, cómo algunos de mis amigos y yo mismo hemos hecho planes para irnos de España en busca de nuevas oportunidades, cómo gente dolorosamente cercana a mí ha sido desahuciada… Y todo eso, ¿por qué? Y si tanto duele, ¿por qué no hacemos algo al respecto?

Nunca creí que España fuera tan tonta como para tropezar dos veces con la misma piedra, pero el 26-J es la prueba que confirma la evidencia.

Y por si todavía queda algún tipo de facha que no se da por aludido, a todos en general, les deseo buena suerte y unos felices Juegos del Hambre.

RMG
LOS DERECHOS DE LA MUJER: ¿REALIDAD O ULTRAJE?


Reproducción de la nota de prensa escrita por el periodista chadiano Makaila Nguebla referida a la convocatoria de una marcha blanca en París en memoria de la estudiante Zouhoura, una joven que ha sido secuestrada en Yamena (Ndjaména), capital de Chad.


El pasado 08 de Febrero, la alumna de último curso de bachillerato, Zouhoura, de tan sólo 17 años de edad ha sido secuestrada en Yamena (Chad) por seis jóvenes, hijos de los responsables políticos y militares chadianos. La joven fue llevada a la fuerza a algún lugar de Yamena, capital chadiana, donde la retuvieron y fue objeto de una brutal violación por parte de sus raptores. Tras ser filmada desnuda, el vídeo fue subido a Internet. Esta violación colectiva ha suscitado agitación, cólera e indignación en Chad, su país de origen, así como en el extranjero. Ante esta situación, un Comité de Iniciativa Ciudadana ha convocado en París una marcha pacífica, prevista para el próximo 20 de Febrero y que no sólo tiene como propósito mostrar solidaridad y apoyo a Zouhoura, sino también denunciar todo acto inhumano y degradante, del cual son múltiples las víctimas mujeres y niñas en todo el mundo, pero especialmente en este país.


El Comité de Iniciativa Ciudadana, compuesto por mujeres y hombres chadianos, procederá a leer un memorándum delante de la Embajada de Chad en París y remitir dicho escrito a Hissein Taha Ibrahim, embajador del Chad en Francia.


El Comité de Iniciativa Ciudadana invita a toda la prensa nacional e internacional a acudir a este acto, que se encuentra dentro de un marco pacifista de lucha contra la violación y la agresión en general hacia las mujeres y niñas. Su principal objetivo es ponerle punto y final a la impunidad de la que se benefician los autores de estos nefastos y repulsivos crímenes.


Del mismo modo, el Comité lanza una llamada a todo aquel que se sienta comprometido con las ideas de paz, justicia, libertad y dignidad humana, y los invita a unirse a la causa para mostrar su indignación y dar parte con su presencia de la solidaridad hacia Zouhoura y a todo el conjunto de mujeres y niñas que sufren agresiones de cualquier tipo.


Un cordial saludo y gracias de antemano en nombre del Comité de Iniciativa Ciudadana.


Itinerario de la marcha:


Encuentro: Trocadéro, a las 13:30 h.
Hora de partida: 14:00 h.
Llegada: 18:00 horas en la Embajada del Chad en Francia.


Cómo contactar:


Contacto/Prensa: +33 (7) 51 55 99 42


Se ruega la mayor difusión posible.


Makaila Nguebla


En todo el mundo se cometen 903 violaciones de media al día, lo que suma un total de 329 708 al año. Se cree que tan sólo el 20 % de las mujeres víctimas denuncian la agresión. Según estudios realizados en 2014, en España se produce una violación cada 7 u 8 horas, aproximadamente tres al día. Esta alarmante cifra coloca a España en el decimotercer lugar de la lista mundial de países con más denuncias por violación. Zouhoura se encuentra entre una de esas víctimas; ella es un reflejo más de una sociedad patriarcal y machista en la que a la mujer no se le permite ejercer sus derechos más elementales.


Chad, como muchos otros países del continente africano, sufre un aumento progresivo de la corrupción. Actualmente ocupa el puesto 154 de 174 países sondeados. Además, el país no muestra una mejoría relevante en cuanto al Índice de Paz Global: en 2015 bajó sólo dos escaños con respecto al año anterior, posicionándose en el puesto 140. Sin embargo, las peores cifras se las lleva en el ranking mundial de IDH o Índice de Desarrollo Humano, en el que se tienen en cuenta parámetros como la esperanza y la calidad de vida, la salud, la educación y la riqueza; Chad sólo obtuvo 0,392 en una puntuación de 0 a 1.  


Según el estudio anual de Amnistía Nacional, en Chad son habituales los casos de violación masiva de mujeres, sobre todo en los campos de refugiados y, muchas veces, por parte de los miembros del ejército nacional chadiano, profesores y empleados de la Agencia Nacional de Seguridad. La mayoría de mujeres que son objeto de este crimen son menores y su única opción es el silencio. Las mujeres casadas que son violadas son repudiadas por sus maridos y por el conjunto de la sociedad, mientras que las menores pierden el derecho a casarse. El conflicto va mucho más allá: la mayoría de culpables constatados no son condenados, viven con total impunidad. La represión mediática, la falta de justicia, el exceso de corrupción en todos los sectores de la sociedad y las limitaciones de la libertad de expresión sólo logran empeorar la situación de la mujer en este país.


Ahora mismo, en el momento de escribir estas palabras, se han registrado más de 53 000 violaciones desde que comenzó el año. La mujer continúa siendo vista en muchos países como un mero objeto sexual y dan cuenta de ello los innumerables casos de feminicidios y acoso sexual que se dan a diario en el mundo.


La espantosa violencia sexual, unida a otros tipos de violencia, que padecen habitualmente las mujeres en Chad no es, ni mucho menos, un hecho aislado o excepcional. Centenares de miles de mujeres afectadas por conflictos bélicos han sufrido la misma suerte en todo el mundo. La violencia contra las mujeres está definida jurídicamente en todas sus formas y castigada en tratados de derecho internacional. Hoy ya no hay excusa posible para ignorar la magnitud de los crímenes que se cometen contra las mujeres en los países en vías de desarrollo, donde la posibilidad de denunciar y castigar a los culpables es remota. Con servicios informativos que transmiten casi a diario desde las zonas conflictivas del planeta, nadie puede decir que no sabe lo que está sucediendo. Nadie puede esconderse tras la excusa de que no es posible hacer nada. Urge encontrar formas de acción eficaces que estén a la altura de la gravedad de los crímenes que se están perpetrando.

RMG
PANDORA

Despierto.

Alzo la cabeza y dejo que los copos de nieve se claven sobre mi piel. Dejo que el frío cale en mis huesos y quiebre lo poco que quedaba de ti. Dejo que muy lentamente la muerte rezumbe alrededor de mis oídos y que de mis ojos brote un líquido espeso y salado que riega un suelo donde años atrás brotó un árbol. ¿Dónde estará ese árbol? ¿Dónde está lo que pudo llegar a ser?

¿Dónde está la esencia que antaño lo bañaba todo? ¿Dónde está el agua que regaba nuestros corazones? ¿Dónde está la verdad invisible? ¿Está todo el aire viciado por aquellas tristes palabras que aguardaban en el desván para que alguien las pronunciara?

Supongo que quizás será por el modo en que lo miras todo, por el modo en el que lo tocas todo, por el modo en que lo vives todo. Tu paso cargado de hipocresía, tus sucias palabras de amor, todas las veces que hiciste pública tu propia vida. ¿Quién fui yo para creer que una parte de ella me pertenecía? Hoy, que me encantaría dejarte escapar, decides quedarte.

Decides quedarte y yo echo a correr. Escapo, atravesando una puerta que siempre pareció ser infranqueable y dejando que todo lo mío se queme dentro, en un fuego que más que indomable, parece ser inevitable. Y aquí fuera está todo tan oscuro… No veo nada sin las ataduras de lo que tenía aspecto de real. Busco entre los árboles un atisbo de todo lo que pudimos ser y a lo lejos, donde jamás pueda ser encontrado,  entierro los viejos recuerdos de aquel raro Diciembre en el que elegimos “estar” en lugar de “ser”. Corro y le ruego al viento que me deje en paz, pero no en calma. Que se lleve esta droga que produce el Sol, que se lleve los sueños y todas las ilusiones que no sirvieron de nada. Hoy, que echo a correr, decido que me toca a mí mover. Me toca mover y muevo. Me muevo.

Pero… ¿cómo sobrevivir en un lugar donde “sociedad”, “saciedad” y “suciedad” están a una sola letra de distancia?

Me despojo del atroz velo que cubría mi mente y salgo de casa, del bosque y del mundo. Salgo de mí y camino despacio por las calles vacías de tanta abundancia de personas. Pernocto en un sitio más parecido a la Luna que a la Navidad. Observo en el cielo cientos de estrellas que nunca fueron descubiertas y esta noche, que el frío embriaga mis pupilas, parecen titilar como nunca antes. ¿Sabrán ellas que por fin llega su salvador? Un salvador sin profecías ni palabras que no dicen nada.

Subo la última colina que quedaba antes de escapar de tu monte de Venus y huyo de esta, nuestra dulce y eterna prisión. Rescato del desván el último atisbo que quedaba de humanidad y lo mancho todo de esperanza. Si Diciembre es capaz de sacar lo mejor de nosotros, ¿qué tal si votamos por él siempre? Susurro un ligero epitafio a las fotos de ti que guardaba en el bolsillo y rezo para que no vuelvas a rezar, para que nunca nadie intente enlatar una helada sonrisa. Despliego este último espécimen de Árbol, destapo el polvoriento baúl y dejo que si alguien pueda salvarnos, sea la Navidad.

Despierto de esta terrible paradoja, de una vida que carece de sentido.

RMG